Wednesday, January 28, 2009

DESNUDEZ



Francisco Trujillo

Llegamos a la habitación y fue como si todo el mundo, todo, dirigiera su mirada inquieta, amenazante hacia aquel hotel, cerrara luego los ojos y desapareciera cuando yo cerré la puerta limpiamente en el silencio.
Después del primer beso, aún  de pie, ella, sin razón aparente, me tomó de los hombros y de un empujón me lanzó sobre la cama, dio dos pasos y, siguiendo el capricho de un música indecible, como si estuviera haciéndolo para la humanidad entera o (lo que es igual) como si lo estuviera haciendo para sí misma, comenzó a desnudarse.
Con una pequeña patadita se quitó el  zapato de cada pie, se levantó luego la falda hasta la cadera y fue bajando con ambas manos las medias, que parecieron desprenderse como un delicado animal de sus piernas, llegaron al piso alfombrado seguidas de la falda y otra prenda que no reconocí.
Fiel siempre a aquella cadencia envolvente se soltó el cabello y éste cayó lento --como la niebla-- sobre sus hombros. Me dio la espalda su cuerpo felino, de piernas delgadas, para hacer a un lado con el pie desnudo la ropa del piso. Yo, sobre la cama, atado a ella con cintas de fuego, seguía puntualmente cada uno de sus movimientos.
Volteó de nuevo hacia mí, desabrochó su blusa, se la quitó y me la lanzó; la prenda quemó mis manos... Se deshizo del sostén con un movimiento certero de los brazos (primero hacia atrás arqueando la espalda, luego hacia adelante, ahuecando el pecho) y sus senos parecieron sorprenderse un poco ante mi ansiedad. Llevó luego las manos hacia la cadera, sujetó delicadamente los bordes de la pantaleta, flexionó el cuerpo mientras recorría  con la prenda humeda la extensión recta de sus piernas hasta tocar el piso y luego incorporarse, desnuda, con la pantaleta blanca presa en la mano izquierda.
Así permaneció un instante, mirándome a los ojos. Se desatornilló con minuciosidad las piernas, que cayeron desordenadas como dos enormes tubos sobre la alfombra. Luego se deshizo de la cabeza, metida a presión sobre el cuello. Lentamente fueron cayendo primero un brazo, después, con un sonido hueco, el tronco y finalmente el brazo restante... Fue una noche inolvidable.

5 comments:

Signo de la Espada said...

Webs, me recordó muchas cosas y al final me acordé del chiste del argentino con un dilema

jota pe said...

-- cual dilema espada? cuentalo che!

Signo de la Espada said...

Ah pus, es el que llega y le dice a su cuate: "ché tengo un dilema"
Me acabo de casar y cuando mi espposa y sho nos acostamos, esha se quitó la pierna postiza y lo metió en el armario.

Y luego?

ah pues se quitó un ojo de vidrio y lo dejó en el armario y después se quitó una lola postiza

y que más

la puso en el armario
y se quitó el brazo postizo y lo puso en el armario ché!!

Y cual es el dilema??

Pues que sha no sé si acostarme con esha en la cama o en el armario

jota pe said...

-- jajajajajjajaja, cojonudo boludo!!!!

Anonymous said...

Вот еще немного ссылок на тему, сбросить вес за короткое время

фото похудевшей инны воловичевой - http://jerryaugust.t35.com
как похудела воловичева - http://bainebiqz.narod.ru
фото похудевших - http://aidanferdinand.t35.com
как можно похудеть - http://asnis.t35.com
похудеть в бедрах и ягодицах - http://garyhilel.t35.com
похудеть на 20 кг - http://erichgalvin.t35.com
похудеть на 5 кг - http://bednar6dlu.narod.ru
похудела до и после - http://spagnalt1.narod.ru
похудел на 30 - http://chadwickbrennan.t35.com
похудеть на 5 кг - http://kramnv3.narod.ru