Monday, September 28, 2009

EROS VERSUS PORNE, ARTE Y PORNOGRAFIA EN EL SIGLO XXI

ULIANOV MARIN

Si bien es cierto que en la apariencia cada ser humano tiene una versión "subjetiva” de la realidad, la misma realidad muestra que esto es un dato faccioso, la mayoría de los humanos tienen una versión prestada de la realidad, determinada por el mercado e impuesta por los mass-media. Luego, está el hecho de que la mayoría de los humanos siente la misma atracción y necesidad de arte que da una piedra en el zapato, porque el arte es molesto en tanto obliga a abrir los ojos en todo sentido y a pensar más allá del sentido común.

Está comprobado experimentalmente (las encuestas de opinión de las televisoras lo muestran) que la mayoría de la gente no tiene la libertad para hacer uso de un criterio individual, por eso existe el "sentido común", que libera al ser humano promedio de la carga, muy pesada, que le genera la obligación de pensar con libertad.

En ese sentido el primero y más responsable del uso del criterio libre es el artista, que crea sobre las relaciones dialécticas que redundan en la vanguardia artística y del pensamiento, porque es quien puede ver la realidad objetiva sin las trabas de la propia sociedad, esto sólo por la naturaleza de su trabajo que le obliga a la recopilación y análisis de una gran cantidad de información. Claro que existen humanos con las mismas características que no dedican su actividad profesional al arte y para empezar hay que cuidar la valoración de ¿quién es un artista de vanguardia? Cosa que no cabe aquí.

Lo anterior termina en el punto donde todo lo que se puede considerar subjetivo tiene una base y explicación objetiva en tanto la subjetivación de la realidad sólo puede ocurrir a partir del bagaje cultural del individuo y éste es siempre objetivo derivado de las vivencias que el sujeto obtiene de la misma realidad. Esto es que entendemos y valoramos las cosas con base en la objetividad de aquello que hemos vivido.



Sentado esto como una base crítica con fundamento en la prueba de resultados experimentales, puedo decir que la pornografía cumple una función social específica y diseñada absolutamente para fines particulares, alevosos y ruines, a saber:

Según las definiciones de los diccionarios en español, otorgan a la pornografía tintes de arte incluso, porque le dejan abarcar todo lo erótico, explícito o no... en ese sentido la mayoría de los literatos, pintores y escultores durante toda la historia han hecho pornografía: Miguel Angel fue obligado a cubrir los desnudos de la capilla Sixtina (aunque otros dicen que fue a posteriori que cubrieron los desnudos); Francisco Goya fue casi perseguido por la Maja Desnuda y pocos repararon en lo explícito sexual del Jardín de las Delicias de Hieronymus Bosch. Dante describe escenas sexuales en el infierno de su Divina Comedia y ni qué decir de los Cuentos de Canterbury o el Decamerón. Esto sólo en occidente; sin embargo, esas obras son muestra de la grandeza del arte occidental, las obras maestras de dicho arte.

Este tipo de crítica hace posible extender los límites de lo pornográfico con base en la permisión que brinda la subjetividad cínica –capaz de considerar Las señoritas de Avignon como pornografía- y omiten los fines que persigue y la función que cumple lo pornográfico.

En breve diré que lo pornográfico tiene raíz en los relatos decimonónicos sobre prostitutas, que iniciaron como vulgarización de los trabajos que contenían crítica social, como los de Bocaccio o Rabelais. Estos relatos, los de prostitutas, prescindían de la crítica social y dejaban las imágenes sexuales explícitas y eran elaborados por burgueses, nobles decadentes y clérigos libertinos. Sade es un caso claro aunque quizás merezca otra clase de crítica por el proto-anarquismo que contienen algunas de sus obras que se han salvado de la censura y la destrucción ocurrida, más por política que por moral.

El término pornografía empezó a usarse a mediados del siglo XIX precisamente bajo el uso etimológico (pornos=prostituta y grafos=escritura o escribir): “escribir sobre prostitutas”, y que ha evolucionado hasta convertirse en lo que es hoy, una industria que elabora productos de muy baja calidad (en cualquier sentido) que contiene los valores más bajos dentro de la doble moral burguesa y que por ende corrompe cualquier cosa con tal de asegurar sus ventas y continuar su producción. ¿Pruebas de este argumento? Pedofilia como punta de lanza, la corrupción por la enajenación y difusión de información falsa entre los menores sin criterio: si se busca en un Pear to Pear la última película para niños (supongamos Harry Potter), primero bajan, en promedio, cinco secciones de películas pornográficas o archivos que resultan en links a sitios del mismo género, después la película infantil; mientras, ya existe contaminación porque, para los niños, al hecho inherente de la curiosidad se suma la "aventura" de hacer lo prohibido.



La ampliación del sentido que el término puede alcanzar llega a los límites que los subgéneros pornográficos imponen, pero en la linde están algunos como el Gore y, obviamente, todo lo erótico que en principio no tiene que ver con lo pornográfico por muy explícito que resulte.

Ahora, la diferencia clara entre lo erótico y lo pornográfico estriba por un lado en la causa del hecho y por otro en el contenido que determina la forma. Lo primero es tan claro como la intención, lo pornográfico está hecho con elementos de baja calidad y está destinado a la venta simple y rápida, un producto en serie que repite clichés y patrones específicos, vulgares. Lo erótico no es a priori un producto para la venta aunque encuentre mercado fácil por la inercia de la pornografía y es allí donde se difuminan un poco los límites porque se hacen análogos, además difícilmente puede encontrarse vulgaridad en un trabajo erótico.

El segundo punto es más importante: mientras que la pornografía contiene los valores más bajos de la doble moral, lo erótico se basa en parámetros estéticos que hacen necesario, para la realización de algo erótico, el empleo de una de las actividades superiores de la cultura, la estetización de una vivencia; este hecho también le confiere la calidad casi de arte cuando no se trata en sí de una obra de arte que usa del erotismo como parte de su planteamiento.

Esto hace que todo aquel "subjetivismo" que lleva a los medrosos a decir que nadie sabe lo que es pornografía (quienes redactan los diccionarios en principio), se caiga ante la muestra de que la pornografía está delimitada en sí misma por sus características inherentes, también nos ayuda a comprender que en realidad no es que exista un "gusto" por la pornografía en el sentido de un juicio axiológico sobre un hecho dirigido a los sentidos, sino una aceptación enajenada y adictiva por las consecuencias humanas relacionadas con la lucha por poder y supervivencia.

El consumidor promedio de pornografía no sabe en realidad lo que ve, no está consciente de los deseos que "debe" generar este material en su psique dado la premisa aparente sobre la que funciona, sólo sabe que está determinado a consumir porque es lo propio de un “macho de la especie homo sapiens” (que lleva los pantalones en su casa pero dobla la mano con un poco de alcohol); de un gay que ha salido del clóset y lucha por sus derechos (y mantiene sexo con el macho de arriba cuando éste se pasa de copas, pero busca siempre beneficios de su "condición" de minoría marginada); de la mujer emancipada y porque el ejercicio de la sexualidad es muestra de su libertad (pero aún sueñan con encontrar el príncipe azul y son "falócratas")... los paréntesis muestran un poco de la doble moral inherente a cada grupo estándar de consumidores de pornografía, claro que para ellos es normal ese tipo de conductas, no lo ven como doble moral sino como "lo que marca el sentido común".



En realidad podemos afirmar que ese consumidor promedio no tiene idea de que aquello que ve en la pornografía se supone que debe reflejar sus fantasías, deseos no realizados, filias y parafilias, etc. Sin embargo y en principio, el ser humano promedio no es capaz de fantasía alguna porque se las han castrado con la propia enajenación. Claro es que en el momento de auge de la cantante "X" todas las modelos y actrices porno toman su imagen porque es lo que les asegurará la venta, no porque puedan llenar las fantasías de alguien o cosa parecida sino porque el mercado obliga a consumir ese producto y la industria pornográfica aprovecha la inercia de la enajenación generada por los mass-media para montarse al tren y obtener mayores ganancias con menor inversión.

Esa enajenación es la misma que lleva al consumidor de pornografía a adquirir determinados productos, para todos hay, pero esa variedad está determinada por la necesidad de ampliar el mercado desde los onanistas hasta los sado-masoquistas o los parafílicos más extraños.

Si partimos del hecho que toda conducta es cultural, adquirida por aprendizaje -aun la sola imitación- y que se modifica fácilmente con los estímulos adecuados, podemos entender que exista una gran variedad de conductas sexuales pero siempre en el ámbito de un universo cerrado.

La misma enajenación ayuda a la mercadotecnia a hacer variar el tipo físico "de moda" y con este varían igual los "gustos" por ese determinado tipo físico: raza, complexión, tipo de cabello, color de ojos, etc. Así, en los ochentas las flacas anoréxicas de corte andrógino llenaban las pantallas y las páginas en pornografía y la publicidad en general, Madona era casi “gorda”. En los noventas cambiaron los estándares por "la salud" y “diga no a la anorexia y la bulimia” se convirtió en el grito de guerra, rellenaron un poco las carnes y generaron las clínicas de tratamiento contra la anorexia y la bulimia, el nutriólogo pasó de ser un semi-profesionista, empírico, medio loco y chamánico a un científico respetado y con cabida en los estudios científicos serios, se comercializaron complementos alimenticios y resultó un negocio redondo. En ese sentido el tipo físico de los noventa sigue en uso para la primera década del siglo XXI con variantes en la vestimenta, los peinados y los maquillajes. Ahora Madona es incluso flaca pero, aún con la edad, su complexión es la misma.



Para concluir: la pornografía es sólo un mecanismo comercial que usa la inercia del mercado general para optimizar sus ganancias, es usada para aumentar el grado de enajenación del individuo y mantenerlo a raya de la solución de los problemas prioritarios del mundo. Es usada también para corromper y es el caso más evidente del funcionamiento de la doble moral capitalista. A consideración de tal argumento traemos a cuentas a F. Jameson: "ni el mismo moralismo parece siquiera querer restringir", ¿pero cómo va a restringir la burguesía desde su moralidad tan peculiar la principal herramienta enajenadora?, sería como pedir al prehistórico que omitiera el trabajo...

El individuo que consume pornografía lo hace en principio por sentido común, es decir, porque es lo que se supone que debe hacer "un hombre", pero el consumo de productos pornográficos entre mujeres y gays es ya, quizás, mayor que entre hombres por los prejuicios que les hacen entrar en la dinámica de la pornografía. La pornografía no responde a las necesidades de fantasías ni a la pseudo satisfacción de deseos frustrados o no cumplidos, porque el consumidor promedio carece de esos parámetros o la sola posibilidad: un sujeto que repara en las nalgas o los senos de una fémina y le mira con lascivia en la calle no es capaz de generar una fantasía, sólo piensa en el hecho de sostener cópula por el simple hecho de que cumple o excede los requisitos del tipo físico; luego entonces, es sujeto de cópula. Es sólo una conducta propia del estado enajenado en que viven las masas.

Pocos son los seres humanos con la capacidad de fantasear y generar deseos eróticos libremente pues lo anterior requiere de un potencial imaginativo superior a lo que la pornografía ofrece. Mirar cualquier objeto y situación con posibilidad erótica requiere del ejercicio de un criterio precisamente libre que sólo viene con la posesión de una basta cultura, cosa que de ninguna forma da la pornografía porque tiene recursos limitados por la necesidad de evitar la imaginación y cerrar los criterios. Es decir que aquellos para los que funcionarían las premisas que sirven de pretexto para generar pornografía no requieren de la misma, por el contrario, estorba porque más bien es limitante.

En este sentido afirmaremos: nada del arte es pornográfico pero un poco de lo que se considera pornográfico es arte, y eso lo podemos saber por la relación de elementos estéticos contenidos en el objeto en cuestión y por el uso que se dé al objeto. Como analogía lo diremos en este sentido: no todo lo considerado bello es estético ni todo lo estético tiene que ser bello...

El fenómeno de la pornografía es más complejo de lo que aparenta, no se trata de un debate moral sino ético-económico en principio, pero también estético, derivado de que hoy este fenómeno tiene raíz en lo más profundo de la base socioeconómica y en consecuencia en lo más sutil de los mecanismos de control de conciencias, y que funciona como un elemento en el proceso de eliminación de la posibilidad de seres con criterio, pensantes y realmente libres; es decir, la enajenación y el embrutecimiento de la humanidad.

12 comments:

educavent said...

Ufff, un buen artículo sin duda, mas allá de que estemos de acuerdo a no con lo que se plantea.

Concuerdo en que la subjetividad es la raiz de las apreciaciones. Es difícil hablar de doble moral, dado que la práctica de lo bueno o malo dice relación con lo individual y la capacidad de tomar decisiones, cosa que podemos o no estar de acuerdo.

En ese contexto, la pornografía será útil en la medida que satisfaga una necesidad, y como en todas las cosas relacionadas con el sexo, hecho por y para adultos, libre e informadamente.

Buen artículo, lo twittearé.

Un abrazo

Anonymous said...

Me parece de entrada, fascinante encontrar alguien con la audacia para escribir sobre el tema, sin embargo dejo algo sobre mi punto de vista...la pornografia se ha hecho industrial desde tiempos milenarios (basta con pensar tiempos Sodo-mitas bíblicos), como bien dices, debido a la inercia del instinto... es inevitable "capitalizar" la porno en este sentido y en aras de adaptarnos a la postmodernidad el asunto estetico en la pornografia aun existe, pero depende precisamente del bagaje cultural de individuo, aunque sinceramente debe mantenerse equilibrada y un tanto alejada del contenido estetico para no caer en lo artificioso. Creo que la pornografia trasciende cualquier significancia, la "industria pornografica" y su importancia en la doble moral histórica, ese es, me parece, otro tema.
Muy bueno!
con afetto
V. S.

marichuy said...

"la diferencia clara entre lo erótico y lo pornográfico estriba por un lado en la causa del hecho y por otro en el contenido que determina la forma."

Muy cierto, aunque en ocasiones es dificil delinear y delimitar ambos.

El artículo es muy bueno, ilustrativo; muy adecuado para ignorante en la materia como yo mera.

Un beso Jota-pechocho

PerroZombie said...

Buen ensayo... aunque siento que por momentos se inclina demasiado hacia un sólo lado de la balanza... pero de cualquier modo, me parece un excelente ejercicio de crítica fundamentaba. saludos !

LUMPENPO said...

Ulianov Marín lleva a Patito por la senda de la reflexión, ensayística y hermeneuta. Agregaría lo siguiente:
El problema de la pornografía y erotismo, tiende hoy a estudiarse de una manera multidisciplinaria, precisamente por su complejidad. Sociología y Psicología (psicoanálisis), han sido más enfáticos en sus estudio, lo anoto porque Ulianov, en una pequeña extensión ha hecho un gran esfuerzo por dilucidar este tema, lo que es verdaderamente plausible.
Hay mucho debate académico sobre este aspecto, lo que implica falta de objetividad aunado a los cambios constantes en su desarrollo como fenómeno social, histórico, axiológico y comunicativo. Ulianov retoma un aspecto de la pornografía, la enajenación, y toca otros para explicar ésta. Sin embargo me parece que hay que apuntar que hay momentos claves en la historia de la pornografía, como fenómeno, que adquiere una determinada objetividad. Me parece que la enajenación es parte sustancial del problema, pero tiene otras vertientes que pueden ser explicadas a través de su desarrollo histórico y no sólo por su valor de cambio y el uso en los términos de explotación-opresión, finalmente en ese desarrollo se pueden plasmar la evolución o cambio de los valores, la relación entre los sexos, la moral, el poder y sus leyes; es decir, no puede reducirse la explicación unívoca al concepto de enajenación.
En cuanto al erotismo hay que subrayar que existe en su producción una valoración estética, diferencia fundamental con la pornografía, relacionada íntimamente con el desarrollo del arte en sus distintas etapas. Otra diferencia fundamental es que el porno como sexo explícito "duro" tiene una "mirada" ginécológica y por otro lado implica actitudes violentas en la relación de los sujetos involucrados en las escenas duras (entre hombre y mujer), parece que cada vez apunta más en ese sentido. Hay dos momentos claves de la pornografía, el nacimiento de la fotografía y el cine y la revolución sexual de los 70´s -que incluso su producción implicaba, por un lado, una lucha por la libertad de expresión y por otro, se trataba de contar una historia con argumento y todo (remeber "garganta profunda", "El imperio de los Sentidos") que exaltara sexo, sexo con pelos y señales... literalmente. El erotismo no deja del lado el amor, los sentimientos, mientra que el porno si, en ocasiones a los actores hombres ni siquiera se les ve el rostro y casi nunca hay besos. De "Garganta Profunda" a Rocco Sigfredi existen diferencias fundamentales, así como la existencia de un mundo global y la aparición del internet. Y ya me voy, porque si no me censuran por agandallar el espacio...

Ulianov, eres un hermeneuta en toda la expresión, claramente desde la crítica al capitalismo, felicidades por esta aventura del pensamiento en el recóndito de los placeres para desnudar la opresión de los sentidos en la búsqueda de la utópica libertad.

Jolie said...

Las tendencias actuales, que abordan el tema del erotismo desde una perspectiva interdisciplinar, miran a diferenciar erotismo y pornografía, aunque la una no existiría sin el otro; es necesario afirmar que se debería reestablecer o incluso abrir un auténtico debate sobre el erotismo partiendo de la historia comparada de las religiones y del análisis de los supuestos culturales presentes en las varias mentalidades, actitudes y comportamientos humanos.

Y si, por un lado, hay que invocar el poder regulador de las leyes morales, por otro se debe buscar constantemente el fundamento ético-cultural que dé sentido a la ley y abra de continuo nuevas posibilidades de crecimiento para la conciencia y de evolución espiritual para el hombre, que en su errar se anuncia --espacial, científico y moral- como tendencia a lo divino.

Se puede considerar el erotismo como uno de esos productos "erráticos" que es preciso revisar por los valores éticos -no moralistas- que denota, si bien, por desgracia, la modernidad, mediante una operación típicamente inmoral, ha intentado por todos los medios negarlo y reprimirlo a través de la producción pornográfica.

y creo que si, muchos estúpidos enajenados no hacen diferencias porque hasta para ver el desnudo en toda su magnificencia hay claras diferencias

(ah.. como quisiera que alguien le mandara esto a cierto orate que solo ve pornografía barata )

me pone de malas esa gente

jota pe said...

-- en efecto, Marin pone el dedo en la llaga: si la pornografia es una protituta y la industria pornografica su padrote, los consumidores de porno terminan jodidos en su deseo, castrados de imaginacion y desnudos de esa carne que no encuentran. La industria porno es un gigante que en este siglo XXI tomo dimensiones gargantulescas, con juguetes sexuales capaces de armar (o desarmar) cualquier soledad (pero no la del alma, Santa Claus no esta tan tecnologizado); con muniec@s de polietileno que solo carecen del tormento de los suegros; de infintos directorios en Internet en donde conseguir ese suenio por una modica suma, aunque lo que nunca se podra pagar es como llenar el vacio; excelente articulo el del maestro porque sin temor seniala el problema: "el ser humano promedio no es capaz de fantasía alguna porque se las han castrado con la propia enajenación", gracias Ulianov por iluminar este tema

Mara Jiménez said...

Maravillosos artículo, y un agitón en las neuronas, para aquellos que luego nadamos soñando en mundos paralelos. Es verdad, la porno grafía es muchas veces un criterio personal, y denota lo animal que s evuelve el sexo entre los espíritus enajenados. También entra a jugar els entido religioso y la moral del castigo divino... uuuff, pero igual ya sería herir muchas sensibilidades... Nada, que em enacantó.
Gracias por acá, ya no sé a quién porque son muchos, pero gracias, y un beso a Jota Pecito!

Dragon de Azucar said...

El arte sin pornografía, entendida como transgresión, no es arte.

Y la pornografía pornografíca, no es pornografia sin arte.

Es un círculo vicioso

Mafalda said...

...

¡Ups!

Sin palabras. Ilustrativo y documentado.
No tengo más que decir. Hablaría sin fundamento, se lo dejo (la opinión) a los que saben.

Cuando no se tiene conocimiento en la materia, el silencio es lo más inteligente.

Gracias por este post.


Mafalda

Anonymous said...

Subvention to pass the pitiless with two backs casinos? probe this late-model [url=http://www.realcazinoz.com]casino[/url] direct and abnormal with up online casino games like slots, blackjack, roulette, baccarat and more at www.realcazinoz.com .
you can also stand testifier to our blockbuster [url=http://freecasinogames2010.webs.com]casino[/url] guardian at http://freecasinogames2010.webs.com and fructify in careful to dash fabulously misled !
another late-model [url=http://www.ttittancasino.com]casino spiele[/url] more is www.ttittancasino.com , in function of of german gamblers, an arrangement not occupied online casino bonus.

Anonymous said...

prepositor in the addiction of all to soil obsolete this without array or conform [url=http://www.casinoapart.com]casino[/url] ancillary at the greatest [url=http://www.casinoapart.com]online casino[/url] plain with 10's of with it [url=http://www.casinoapart.com]online casinos[/url]. support the blame as a remedy for [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-roulette.html]roulette[/url], [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-slots.html]slots[/url] and [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-baccarat.html]baccarat[/url] at this [url=http://www.casinoapart.com/articles/no-deposit-casinos.html]no abdicate at self-rule of casino[/url] , www.casinoapart.com
the finest [url=http://de.casinoapart.com]casino[/url] with a up UK, german and all by way of the world. so in behalf of the insigne [url=http://es.casinoapart.com]casino en linea[/url] discontinuity us now.