Thursday, September 3, 2009

CIRCO

ITZIA PEREZ

En ese circo que algo tenía de feria había largas filas de gente enfrente de las carpas, multitudes en las esquinas, y nunca faltaba el bailarín o contorsionista entre todo aquel caos. El sonido de clavicordios se mezclaba con el olor de azúcar y caramelo. Cada carpa, cada juego, cada atracción tenía una oscura promesa de delirio.

Aquel carnaval tenía un aterrador encanto lleno de sorpresas, pero la principal atracción era el maestro del carnaval. Gatika iba cada noche desde hacía un año, pero sólo había comenzado a ver al maestro, cuya presencia era mágica, desde el mes anterior.

El acto de mayor importancia se llevaba a cabo en la carpa más grande. A los lados, dos antorchas se encendían: las llamas rojas danzaban en el aire cambiando de tono y fuerza en medio de una pirotécnica sinfonía. De todo aquel alboroto salía un hombre con vestido y porte de mago; de las mangas de su saco escapaban aves de papel que se desvanecían dejando una estela de incienso y una densa niebla blanca.

Esta era la parte favorita de Gatika, para quien aquella imagen era como si una puerta se abriera y le permitiera entrar en la ilusión. Después volvía conmigo, con los suyos, y permanecía aquí algunos días, pero poco a poco sus visitas se habían acortado: ahora no podía quedarse más de una hora. Transcurrido ese lapso iba de vuelta al circo. Eso era lo frustrante: ya no podía quedarse en un mundo donde aún había familia y amigos; estaba atrapada en aquella pesadilla circense y, para completar el cuadro, a su reloj de arena se le estaban acabando los granos dorados que le permitían regresar con nosotros.

Esto es lo que ella me contaba, y yo no podía más que sentir una impotente tristeza al ver una mente tan joven en manos de la esquizofrenia. Tardamos meses en descubrir su enfermad, en tratarla. Ya era demasiado tarde. Sus periodos de lucidez eran cada vez más cortos y no me era posible devolverla a la realidad en que yo dejaba de ser el mago para convertirme, sencillamente, en su psiquiatra.

19 comments:

Anonymous said...

ITZIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA felicidades, jeje, no puedo creer q te publicaran hoy niña!!!! felicidades!!! TE RE CONTRA ADORO

XD FELICIDADES

Anonymous said...

ROOSSS, ATTE ROSS

Viviana said...

Y qué es la realidad?

Anonymous said...

Querida Itzia: aquí se ve claramente tu otra vocación, esa que consiste en separar realidad de fantasía, en escarbar dentro de la mente, en rastrear lo oculto. Muchísimas felicidades, peque.

Y.

PerroZombie said...

carajo !!!! quién dice que aquellas personas que hemos visto alguna vez por la calle deambulando y hablandole al viento... necesariamente están solas ???? Felicitaciones... una excelente narración !!!

marichuy said...

A veces me siento en medio de un circo... y sin psiquiatra.

Besos Jota-pechocho

Anonymous said...

jajaja cual olvidarme si nos hiciste pasar un rato bien genial
o al menos lo que duro el taller
y tu kuento...ya ves y tu que decias que no podìas escribir si te salio muy bien siguete dedicando a eso por que tienes un buend e talento y pues espero que algun dia vuelvas a aparecer por alli
Emma

Elle Lawliet said...

Ps no te conosi muy bien en el tallet pero creo que tu cuento es muy bueno, ojala y sigas escr. asi
si no mas no me captas yo soy, yo era el chabo màs pequeño (de edad)
aparte de ross. sergio

Mara Jiménez said...

Yo quisiera un pase para ir al circo de cuando en cuando... y perderme una eternidad allá adentro...
Me encantó.

Jolie said...

Mara... pues que comienze la función!

LUMPENPO said...

De repente el final como que no y zas viene la sencillez en la palabras mágicas para explicar todo: mago y psiquiatra.
Un microrelato que iba para una fantasía circense y se revela esquizofrenia solidaria. Bello y fatalmente compasivo sin final feliz.

Felicidades jota pe, algún día quiero ser como tú, exacto y conmovedor -espero que sea antes que mi esquizofrenia gane la carrera contra la cordura-

Jota Pe said...

-- mi estimado Lumpempo, concuerdo en todo (algo de corduro todavia queda en este mundo), pero el relato no es mio sino de Itzia Perez que nos ha regalado este bello testimonio de actos y funciones en este mundo, un abrazo mi estimado poeta!

Aurore Dupin said...

¿Entonces la vida no es un circo?

Chin...

Majo ~ said...

Itziaaaaaaa!! Preciosa, te extraño un chingo :( espero que estés muy muy bien y feliz como lombriz por tu publicación :3
Lástima que no pude llegar a escuchar mucho de ti, pero creo que este cuento demuestra que tienes mucha imaginación y tu vuelta de tuerca me encantó!
Ñam ñam, cuídate mucho Itz y espero podamos verte pronto, FELICIDADES!!

Anonymous said...

Itzia querida, pa que veas que los demás saben apreciar tu talento. Espero que también lo sepas apreciar tú. Nuevamente, muchas felicidades y un abrazo,

Y.

alexis maquina said...

itzia
jajajajaja
esta muy bien xik
felicidades
casi nu the conosco
pero como yo digo
la pluma nos describe mejor k cualquier cosa y eres super
gracias por el comentariop
xao
y nuevamenthe felicidades¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Dragon de Azucar said...

Quiero vivir en un circo y tener anécdotas que contar. En lugar de ello, tengo una oficina sin mirada al mar...
Creo que salí perdiendo en la repartida

Saludos

Itzia said...

Gracias a todos los que se tomaron el tiempo para comentar, en verdad lo aprecio =)
Chicos, ustedes son geniales los quiero mucho, gracias por todo, espero verlos pronto xoxo

Anonymous said...

Ooow my dear granny I'm proud hahahahahaha aunque ya he leido muchas de tus historias (en las que me tomas de protagonista ¬¬), hahahahaha tu vocación es esto caray, me fascinan ^^ se te extraña un buen por acá hahaha, aun espero mi novela (no sexosa)donde sea protagonnista xD

ATTE: Choco, tu nieta, la heredera del inframundo