Thursday, July 16, 2009

MAS POEMAS ÑUMONITAS PARA NIÑOS TERRICOLAS (Fragmentos)

YOLANDA DE LA TORRE

13.
En una pradera de flores impacientes
había un rumor de campanas
como si un sol feliz le diera un abrazo
al mediodía, y monedas de oro sembradas
en los árboles que parecían hormigas luminosas,
pequeñísimos dioses de la fortuna.
Era un cuadro gozoso de flores incendiadas
por una tarde huérfana de nimbos.

Nuri lo brindó a una mujer de manos tristes
que trenzaba su pobreza con lágrimas.


14.
Desde ese día,
Nuri tiene sueños para pesimistas
felices, princesas que perdieron
los zapatos, sonámbulos dormilones
y trotamundos en camino;

también,
para carpinteros con madera
de filósofos, payasos reincidentes,
monjas con vocación de astronauta
e intelectuales tontos. El último
siempre es para quien tenga más esperanza.


15.
Un mar soñó que una niña retozaba
en sus olas y lucía como delfín
rampante suspendida en lo alto y con un pie
sobre la azul bandeja del océano.

Este mar de agua dulce imaginó
a una pequeña con aires de gaviota
y ojos de corceles marineros,
cálida como palmera despeinada,
quien a su vez creía en atardeceres pintados
de fresa, castillos minerales y cangrejos
meditabundos, tesoros enterrados y piratas.

Fue el primer recuerdo del mar,
y el único que Nuri guardó por su cumpleaños.


16.
El sueño favorito de Nuri
huele a moras, sabe a lluvia y luce
encantado como un bosque
que ignorase lo habitan brujas buenas,
verde como un lirio y tan azul
como una tarde cubierta de luciérnagas;

cientos de árboles se alzan como pájaros,
—acróbatas con raíz en tierra firme—,
y en su estatura de ave la luz despliega
juegos asombrosos, tapices celestiales
que parecen hechizos.

Como un velo silvestre, la bruma
trae consigo el aletear del alba.
Nuri despierta con aroma a fruto,
y mientras guarda los últimos recuerdos
—¡cuidado!, ¡tienen
destellos de ilusiones!—
abre los ojos y se encuentra en casa,
pero todo es aún verde y huele a moras.

18.
Su próximo cumpleaños
Nuri desea regalarse
Australia: un paseo
en tren con ornitorrincos
de confianza, conversaciones
con un canguro sabio
en las llanuras, y la amistad
de un koala que quiera hacer maletas
rumbo a América.


23.
Nuri domesticó un dragón
que convertía cada noche en un mal día:
una criatura grande como un baobab
y tan feroz como un volcán
a punto de derrumbarse. Nuri escapaba
de él por cordilleras y polos; esquivó
meridianos, miedos y otros inconvenientes
desde Siberia hasta la Patagonia, de Hong Kong
a Damasco, y volvió a casa dispuesta a defenderse:
viéndolo distraído, le regaló un encantamiento
y él comenzó a soñar que era una mariposa.

Ella despertó como nunca antes
y del dragón no volvió a saberse nada.

9 comments:

MauVenom said...

Ya vine pato a leer tus poemas

bueno los de Yolanda

Yo también como Nuri quiero sueños para pesimistas felices

porque me da tener unos para felices muy pesimistas

sin princesas ni sonámbulos... eso sí... trotamundos que urgen en volver al camino y al no poder se desesperan en pasados

también estoy en el preoceso de domesticar un dragón.

Muy bonito esto.
El 23 es una verdadera belleza.

Abrazo

Yo Soy Ben said...

Ah qué Nuri tan aventurera!!

Cuando sea grande quiero ser como ella

jota pe said...

-- estimado Mau(estro), que bueno tenerlo por aca, y si, Yola es una verdadera belleza (ella y su poesia), gusto!

jota pe said...

-- mi estimado Ben, que onda pero si tu eres grande maestro, un abrazote mi estimado!

marichuy said...

Querido Jota-pe

Yo en mi próximo cumpleaños, me quiero regalar Samarkanda... pero antes quiero tener sueños así como los de Nuri

Un besito

Mara Jiménez said...

Me encantan... hay que ser un pco niño para creer que los dragones se pueden domésticar, porque algunos adultos sabemos que no se dejan, pero siempre he querido creer que si... ¿Con sobornos de chocolate, quizás? *Suspiro* Un abrazo.

LUMPENPO said...

Hoy voy a dormir más temprano, espero tener un sueño para un pesimista ya Nuri me enseñó que si es posible y, tal vez, encuentre al dragón y sepa que pasó de él.

Un abrazo con ondeada de vela desde mi barquito.

malbicho said...

me da envidia, mi sueño favorito sólo huele al pinol de cuando me toca limpiar el vómito de los dragones

algunas tienen suerte y sus irrealidades son muy felices... otras se llaman malbicho

Anonymous said...

A todos gracias. Nuri tiene pesadillas de vez en cuando. Pero con ustedes como proagonistas, nunca.

Yolanda :D